Linares Deportivo

Plantilla y afición confían en un asedio azulillo ante el Moralo

Presión azulilla a un jugador del Moralo el pasado sábado en Navalmoral de la Mata./LOF
Presión azulilla a un jugador del Moralo el pasado sábado en Navalmoral de la Mata. / LOF

Álex Carmona: «Desde que salimos el sábado de allí, tenemos la sensación de ser mucho mejores que ellos y lo vamos a demostrar en Linarejos»

ÁNGEL MENDOZALinares

Excelente acogida de la política de precios populares en el Linares Deportivo con la intención de llenar Linarejos para la visita del Moralo este domingo. Entre 5 y 10 euros para abonados, entre 6 y 12 euros para no abonados, no solo más barato que en la histórica visita del Moralo de 1997, desde el club se ha confirmado que será el partido de play-off más económico de la historia del club.

Puede que la taquilla se resienta y que esto tenga pequeñas repercusiones en el presupuesto del año que viene, pero desde la dirección del club tienen claro que lo que prima este domingo no es hacer caja, lo vital es sacar a todos los azulillos y futboleros de la ciudad de sus casas y que Linarejos vuelva a verse lleno hasta la bandera, como hace más de una década que no se ve, como en aquellas fases de ascenso a Segunda División con los Chico, Romerito, Bouzas y Catanha.

El primer gol de los tres que debe marcar el Linares para estar en la tercera y última ronda dentro del bombo, lo debe marcar la afición. Porque en el vestuario hay plena confianza en la remontada, como ocurrió la ronda anterior con el Tenerife B. El Linares no se adaptó al campo ni al rival, encajó un severo correctivo, un 2-0 excesivo, pero al que se le puede dar la vuelta en casa si salen tan enchufados como lo hicieron ante los tinerfeños, con tres remates al palo en los primeros compases, aunque luego el gol de la victoria tardase en llegar 111 minutos.

Será un partido especial para el debutante en Linarejos, Álex Carmona. Refuerzo de última hora, con 48 horas de entrenamiento fue titular en el lateral derecho y sufrió durante los primeros 20 minutos al extremo Caramelo. Después pasó a ser central y se sintió más cómodo.

«Lo cierto es que no había jugado antes con una línea de tres atrás, sólo puntualmente en Mancha Real, pero cuando empezó el partido me encontré con uno de sus extremos, que es muy desequilibrante y me dio problemas en un par de acciones al principio. Luego pasamos a línea de cuatro y estuvo todo controlado, en la segunda parte sus tres hombres de arriba casi no hicieron nada», valoró sobre su debut.

Frenar a sus extremos

Todavía no han empezado a trabajar con detalle lo que expondrá en el partido, pero todos han visto el resumen una y otra vez, tienen grabado a fuego dónde les hizo daño el Moralo y cómo deben jugar para remontar.

«Las sensaciones son positivas, porque vemos a nuestro equipo capaz de remontar el 2-0 y pasar de ronda, más sabiendo cómo es Linarejos, será una olla a presión. Llevaremos el partido a nuestro terreno, debemos estar tranquilos, vamos a tener ocasiones para remontar, no debemos precipitarnos. Atrás sabemos que sus extremos son los que pueden desequilibrarnos, les tendremos atados, mientras controlamos la pelota y sus acciones a balón parado. Si fue en su campo y se encerraron atrás, no van a hacer algo diferente en Linarejos. Debemos tener paciencia, moverlos, abrirlos, buscar la portería, los centros y llegarán las ocasiones de gol. Sólo necesitamos que la suerte nos acompañe y pasaremos la eliminatoria», añadió.

Precisamente frenar a Caramelo y Valentín se convertirá en una máxima para este domingo «porque allí nos pasó justo lo que el míster nos dijo durante la semana. Un equipo muy encerrado atrás, difícil hacerle goles, veloces arriba y con el balón parado como mejor arma. Tuvimos la mala suerte de que a los 3 minutos un córner lo peina uno de los nuestros (Chendo) y se vieron con el marcador a favor muy pronto. Luego en juego fuimos muy superiores, merecimos haber marcado un gol y eso hubiese cambiado la eliminatoria».

Vuelta a los entrenamientos

Hoy la plantilla descansa, ayer entrenó por la mañana. El jueves tendrán sesión de puertas abiertas en Linarejos para tener un reencuentro con la afición a las 19:00 en el ensayo general. Los miembros de la plantilla minera tienen un único pensamiento desde que se subieron al autobús el sábado por la noche en Navalmoral de la Mata.

«Desde que salimos el sábado de allí, tenemos la sensación de ser mucho mejores que ellos y lo vamos a demostrar en Linares, con el campo y la afición a favor, será ese plus que nos ayude para que ellos se sientan incómodos y le demos la vuelta al marcador. La clave puede ser abrir la lata antes de descanso, que ellos vean que la distancia se ha reducido pronto, que sea corta, y nosotros no precipitarnos porque es importante que dejemos la puerta a cero», apuntó Álex Carmona.

Estos días se habla mucho de llenar Linarejos, de recuperar la imagen del campo en las grandes ocasiones, de lo que fue aquella eliminatoria de 1997, de revancha doble, pero ¿realmente puede ser tan determinante el ambiente del campo o es sólo un detalle romántico de los futboleros?

«Nada de eso, sí que se nota cuando tu campo aprieta. Ellos tienen gente más y menos experimentada, y un ambiente así condiciona en función de la experiencia. Es importante que el Moralo sienta esa presión, que no jueguen tan cómodos como en su casa. Esa presión que mete la grada hace que el rival no piense con claridad, que se precipite en jugadas que son fáciles y que tú encuentres fuerzas para seguir atacando», afirma el defensa, que sabe lo que es sufrir la presión de Linarejos en un derbi jugando con el Mancha Real.