Rosales acorta los plazos: «Dentro de la gravedad, las cosas están yendo muy bien»

El capitán azulillo podría reaparecer antes de lo previsto tras su lesión del mes pasado. /ENRIQUE
El capitán azulillo podría reaparecer antes de lo previsto tras su lesión del mes pasado. / ENRIQUE

El central del Linares se rompió el tendón de Aquiles hace un mes, con una baja de 6 a 8 meses, pero ya está haciendo ejercicios de rehabilitación

ÁNGEL MENDOZALINARES.

Jonathan Rosales compartía esta semana un vídeo en sus redes sociales donde se le veía en un estado muy avanzado de su rehabilitación, haciendo ejercicios de fortalecimiento muscular de las piernas con bandas elásticas, isométricos, dentro del agua y con pequeñas pesas. Nadie diría que hace justo un mes se acaba de romper un tendón en el partido de vuelta contra el Tenerife B en Linarejos.

Seis meses de baja más rehabilitación, eso es lo que dice un parte médico para cualquier ciudadano de a pie que pase por una lesión así, pero el cuerpo de un deportista es diferente y más si se trata de una persona que mima su máquina como lo hace Rosales.

Rosales contó para IDEAL cómo está siendo su recuperación desde el primer día. Se le ve contento, pero es una persona de carácter reservado y con su recuperación eso se nota, no le gusta alardear de acortar plazos, aunque no puede evitar esbozar una sonrisa cuando se le pregunta por su sorprendente evolución. Sabe que lo está haciendo bien y puede conseguirlo.

«Recién terminada la operación, el protocolo dice que la pierna debe estar inmovilizada los primeros días, reposo absoluto y no apoyar el pie, lo tienes inmovilizado. Después del primer mes, en mi caso ha sido un poco antes, ya hay que darle movilidad y te cambian la escayola por una bota ortopédica», justo día de después de quitarle la escayola, Rosales contrajo matrimonio y pudo festejar ese día con cierta normalidad.

Cuando el pie vuelve a estar al aire, empieza el trabajo de recuperación y fisioterapia. «Hay que asegurar que el tendón se está uniendo bien y lo cierto es que las sensaciones son buenas. La musculatura se pierde muy rápido y hay que fortalecer toda la pierna, luego vas con ejercicios más enfocados a los movimientos de mi deporte, que es fútbol».

Aunque él es el primer sorprendido con lo rápido y bien que está evolucionando la dolencia, habla con respeto de sus plazos «porque la lesión no deja de ser importante y lleva su tiempo. El tendón es un tejido complicado, que no se regenera igual de fácil que un músculo, debo tener paciencia. Pero dentro de la gravedad, las cosas están yendo muy bien».

Lo normal sería que una persona con una rotura del tendón de Aquiles a mediados de junio, no vuelva a jugar al fútbol hasta después de navidades, de 6 a 8 meses ponía el parte médico. Sin embargo, puede que los plazos se acorten a la mitad, si no hay complicaciones, y Rosales pueda volver en octubre o noviembre a tener minutos sobre el césped de Linarejos.

«En estos casos hay que ser cautos, el cuerpo es como es y por ahora la reacción ha sido buena, pero luego se puede complicar. Es arriesgado hablar de una fecha para la vuelta, no se sabe con exactitud. Estoy trabajando mucho y hago sesiones dobles todos los días, yo lo pongo todo de mi parte. No quiero lanzar cohetes, queda mucho por recorrer y estas lesiones llevan su tiempo hasta volver a jugar con garantías», se muestra contento, pero comedido en su entusiasmo, el central granadino.

Este lunes vuelve Juan Arsenal a reunir a sus hombres para hacer los primeros entrenamientos y Rosales tiene «un plan de trabajo paralelo y específico, con fisioterapia. Estaré en muchos entrenamientos con el grupo, pero trabajando al margen unas veces y con ellos en otras».